Mucosas pálidas en gatos: ¿qué puede tener?

mucosas-palidas-gato

A diferencia de los humanos, los felinos no avisan si se encuentran enfermos. Por eso debes poner especial atención a cualquier cambio que experimenten, tanto en su conducta como en su apariencia. Lo primero que suelen hacer los especialistas en veterinaria para comprobar su salud es observar su nariz y sus encías. Se aseguran, por ejemplo, de que tienen un buen color, ya que las mucosas pálidas en un gato indican que sufre alguna enfermedad. ¡Infórmate y actúa!

 

Causas de la nariz y las mucosas pálidas en gatos

Las mucosas son esos tejidos húmedos que recubren algunas partes del cuerpo de los animales (y de las personas). Un lugar en el que se localizan es en el interior de la nariz, de la boca o de los párpados, tres puntos que debes revisar periódicamente en tu minino.

El color de estos revestimientos es un saludable tono rosado, pero no siempre es el que presentan estos animales. En tus inspecciones, es posible que detectes que la piel de la zona ha perdido en intensidad y que tu gato tiene mucosas pálidas.

Las mucosas de tu gato deben ser de color rosa, ¡vigila que no cambien!

Aunque no parece una señal muy preocupante, lo cierto es que puede ser la externalización de un problema más profundo. Las encías blancas en gatos se deben principalmente a dos enfermedades: la anemia o el shock. Te las explicamos.

 

¿Qué es la anemia en gatos?

La anemia es la causa más frecuente de las mucosas pálidas en un gato. Se produce cuando el cuerpo del felino sufre una reducción en su volumen de glóbulos rojos, en la dimensión de estos o en su hemoglobina.

Normalmente ocurre por la picadura de un parásito o por el contacto con otros animales infectados con Mycoplasma haemofelis, la bacteria responsable de la micoplasmosis, que ataca a los glóbulos rojos. Sin embargo, también puede deberse a otras enfermedades como el cáncer o el virus de inmunodeficiencia felina.

Otros síntomas: cómo saber si mi gato tiene anemia

Si no estás seguro de que tu compañero haya cogido esta infección, puedes comprobar si presenta alguno de los demás síntomas de la anemia en gatos. Hay que ponerse alerta si lo notas cansado o menos activo, si duerme más de la cuenta o si su comedero permanece intacto.

Cuando tienen anemia, los gatos tienden a perder peso, ya que experimentan un apetito menor e incluso se reduce su necesidad de beber agua. La fiebre, las deposiciones oscuras o los problemas estomacales también se dan en algunos casos.

Algunos de los síntomas de la anemia son el cansancio, la falta de apetito o los problemas estomacales

Examinar su pelaje te ayudará a quedarte más tranquilo. Primero, porque podrás comprobar si tiene garrapatas o pulgas, culpables en gran medida de estas infecciones y, segundo, porque te permitirá ver si muestra hematomas y notar si respira de forma agitada. En cualquiera de ambas situaciones, no lo dudes… ¡ve directo al veterinario!

Gato con mucosas pálidas: ¿cómo se trata la anemia?

El especialista es el que debe determinar la actuación más apropiada para curar a tu minino. Descubrirá si las mucosas pálidas del gato son consecuencia de una enfermedad mayor, o si se deben a la micoplasmosis.

En este segundo caso, el remedio va desde los antibióticos hasta las transfusiones de sangre o una dieta especial. A veces, la bacteria se combate con terapias más específicas, pero eso dependerá del cuadro de cada paciente.

 

El shock felino: ¿en qué consiste?

Cuando hablamos de shock solemos pensar en un impacto emocional muy potente. Pero también se aplica al cuerpo de los felinos si la sangre no llega bien a sus células.

Se trata de una situación muy grave ante la que debes actuar rápido. Que tu gato tenga mucosas pálidas será el menor de los síntomas frente a los más llamativos: la alteración del ritmo al que respira o al que el corazón le late, el desmayo o el descenso de su temperatura.

Piensa en ello como una carrera contrarreloj, porque cuanto más tiempo pase sin tratamiento, mayor será el daño que sufran sus órganos. Sin la sangre, no dispondrán del oxígeno y la energía que les resultan imprescindibles, lo que significa que tu animal podría llegar a fallecer.

Una actuación rápida ante un shock es fundamental para aumentar las posibilidades de supervivencia

Llévalo inmediatamente al veterinario, pero puedes humedecerlo antes si sospechas que el shock se debe a las altas temperaturas o a un ejercicio excesivo. Si hay indicios de asfixia, compruébale el pulso e intenta reanimarlo.

 

Mucosas pálidas en gatos… ¡y de otros colores!: tonos sospechosos

Además de las mucosas pálidas, los gatos pueden tenerlas azules, rojas o amarillas. Todo lo distinto a un tono rosáceo y húmedo será una señal de que algo no funciona como debe y debes comentarlo con tu veterinario, pero cada color indica una afección diferente.

Las mucosas rojas, por ejemplo, se desencadenan cuando el tejido se inflama o cuando el felino está expuesto a demasiado calor. Las amarillas alertan de un fallo en el hígado y las azuladas informan de que el oxígeno no llega adecuadamente al sistema circulatorio.

Como ves, ninguna de las posibilidades es la que desearías para tu compañero de cuatro patas. Nútrelo adecuadamente, desparasítalo y llévalo periódicamente a un especialista para mantenerlo en un buen estado de salud y descubrir con rapidez cualquier indicio de enfermedad como los que te relatamos.

 

¡Detecta todos los síntomas!

La esperanza de vida de un animal depende, en muchas ocasiones, de un ojo bien entrenado. En Nubika ejercitamos bien el tuyo para que tus pacientes se recuperen con rapidez gracias a los docentes expertos del Curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario.

Como alumno, disfrutarás de un programa totalmente online y de hasta 300 horas de prácticas profesionales en destacadas empresas del país. Muchos de nuestros estudiantes acaban consiguiendo un contrato en la misma compañía en la que realizan sus primeros pasos profesionales. ¿Estás listo para salvar vidas? ¡Pues ven a formarte!

Nota: El artículo no es clínico y los contenidos pueden no corresponder con una situación de salud veterinaria específica al no ser redactados por especialistas. Recomendamos acudir al médico veterinario para el tratamiento o consejo de cualquier problema de salud de tu mascota.

Recibe más información sobre el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
imagen Subtract
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe información gratis y sin compromiso
Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Cubre el formulario y descarga gratis el temario

Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.